Inicio > Tecnología y Actualidad > Cinco simples pasos para convertir tu Android en un completo centro multimedia y de juegos

Cinco simples pasos para convertir tu Android en un completo centro multimedia y de juegos

7 junio, 2012

Puede que ya tengas cubierta ésta funcionalidad con otro aparato. Un HDD multimedia, tal vez. Puedes ver una película, visualizar fotos o, incluso, escuchar algo de música. Lo cierto es que todo ese material debes tenerlo guardado en el propio disco duro para poder visualizarlo. ¿Qué pasa si quiero ver el último capítulo de Game of Thrones en HD, echar una partidita al Metal Gear Solid o ver el último videoclip de Rick Astley? A menos que el disco duro tenga un emulador y conexión a internet, me parece que está complicada la cosa.

Pero yo, tengo un Android, puedo conectarlo a la tv, y hay miles de aplicaciones para emular videojuegos, escuchar música en streaming o ver series y/o películas. ¿Para qué necesito gastarme más dinero en otro aparato más? ¿No puedo hacer todo éso con mi teléfono?

Android Portable Media Center: An Introduction from Adam Dachis on Vimeo.

Pues, querido amigo, exactamente éso haré hoy. Te voy a desgranar cómo puedes convertir su dispositivo Android en un completo centro multimedia y de juegos portátil en cinco sencillos pasos.

Comencemos por los requisitos mínimos:

  • Nuestro terminal deberá tener un procesador decente. Con que sea capaz de reproducir videos a 720p, nos vale. (Incluso si no requerimos videos a esa calidad, lo expongo como punto de referencia para no entrar en detalles técnicos sobre potencia en hercios)
  • Un adaptador HDMI (si nuestro androide no dispone de salida miniHDMI, como es mi caso particular, deberemos buscar un adaptador para ello. Por ejemplo, este del GalaxyS2)
  • Un cable miniHDMI – HDMI (Si disponinemos de salida miniHDMI deberemos usar este cable. En las tiendas suelen estar algo caros. Yo compré el mío en Amazon 😉 )
  • Un cable HDMI (si usamos el adaptador nos servirá un HDMI normal)
  • Plex for Android (más algunas aplicaciones que explicaré más tarde)
  • OPCIONAL: Un mando de ps3 inalámbrico (original) o un WiiMote (mando de Wii), para controlar el teléfono desde el sillón.

¿Cuánto nos puede salir todo ésto? Pues si compramos el cable HDMI por internet, podemos obtener precios de hasta 4€ o menos, con el miniHDMI estamos en las mismas. El adaptador nos saldría unos 10€ o más dependiendo de la oferta y nuestro teléfono. La aplicación cuesta 3’79€ y, si no tenemos controlador inalámbrico, podemos conseguirlo por precios que oscilan desde 20€ hasta 30€. Aunque ésto último es opcional y básicamente todo es buscar buenos precios y saber comprar.

Primer paso: Probar nuestro adaptador HDMI

Esta parte es fácil si alguna vez has conectado un cable de este tipo antes. Sólo tienes que conectar el adaptador HDMI a tu dispositivo Android y, a continuación, conectarlo a un televisor con una entrada HDMI. En la mayoría de los casos ésto es todo lo que necesita hacer para ver la imagen en pantalla. En algunos casos puede que se necesite un poco más de curro para que funcione bien.

En el caso de la Samsung Galaxy TAB hay que enchufarlo a la corriente al mismo tiempo que tiene el adaptador conectado. Tan pronto como se enchufa a la corriente, la tablet comienza a enviar vídeo a la televisión. Los otros dispositivos pueden tener pequeñas variaciones, así que consulta el manual del adaptador si tienes algún problema.

 Segundo paso: Configurar Plex for Android

Plex es un magnífico software que nos permitirá transmitir cualquier contenido multimedia desde nuestro android a nuestro televisor. Se basa en el proyecto de código abierto XBMC y se puede ejecutar en Windows, Linux, OS X, iOS y Android. La versión de escritorio es gratuita pero deberemos comprar la aplicación en Google Play. En mi opinión 3’79€ no es mucho si consideramos todo lo que hará por nosotros. Además, es la mejor aplicación para lo que vamos a hacer.

Para empezar, deberemos descargar Plex for Android desde la Play Store. También descargaremos e instalaremos la versión de escritorio correspondiente con nuestro sistema operativo. Acto seguido, únicamente deberemos crearnos una cuenta (gratuita) y añadir todos nuestros dispositivos, incluyendo el de escritorio. Ésto hace que la conexión entre terminales sea muy sencilla y sin complicaciones de opciones avanzadas como, por ejemplo, la configuración de los puertos. Aunque también puedes configurar éstos si quieres. 😉

¿Problemas con la imagen? Una solución

Si experimentas problemas con el streaming (p.ej, baja calidad) puede ser porque Plex usa por defecto la calidad más baja posible para, por decirlo de alguna manera, curarse en salud. Si queremos cambiar nuestro streming a HD tendremos que ir a los ajustes en la aplicación para Android y cambiar la opción que reza “Automatic Quality Detection” por una que se ajuste más a nuestra conexión. Si usamos la opción “Direct Play“, dentro del menú avanzado, gozaremos de la máxima caldidad posible.

Tercer paso: Instalar nuestra consola retro

Uno de los grandes alicientes de los videojuegos en Android es la cantidad de emuladores de consolas que posee. Desde la NES pasando por GameBoy y llegando a la PSX. En este apartado veremos qué aplicación podemos instalar, dejando los controladores para el siguiente paso.

Creo que cada cual tendrá su emulador preferido, así como cada uno usamos una aplicación distinta para hacer la misma cosa. Únicamente dejaré una lista con los que yo creo que son los mejores en su rama, a pique de que elijas el que mejor te convenga:

Cuando tengamos el emulador instalado deberemos buscar los videojuegos (ROMs) para poder jugarlos. Podremos encontrar un sinfín de ROMs en webs como emuparadise o CoolROM. Una vez descargada, simplemente la copiamos en una carpeta de nuestra elección en la tarjeta SD. Desde el emulador podremos escoger qué juego abrir y ponernos a disfrutarlo.

Cuarto paso: Configurar el controlador inalámbrico

Aunque no tengas en mente poner el emulador y usar el móvil como dispositivo para juegos, el emparejar el mando inalámbrico es una buena opción. ¿O vas a levantarte en medio de la película a pausarla porque ha sonado el teléfono? Podemos enlazar el controlador al teclado de nuestro android, así que no tendremos problema en hacer estas tareas.

Yo, personalmente, prefiero el mando de ps3 (sixaxis controller) para manejar el cotarro. Es más ergonómico y los controles analógicos dan un buen toque. Aunque, si prefieres uno de Wii, también nos vale.

Lo mejor para emparejar el controlador el móvil es tener el terminal rooteado. Sí, ya sé que hay aplicaciones para el WiiMote que no necesitan de permisos root. Pero, precisamente por éso, digo que es lo mejor ya que éstas no son tan funcionales como las que necesitan de root. Aparte de que para conectar el DualShock3, es estrictamente necesario ser root.

Si quieres poner dos o más mandos Wii, lo mejor es que compres en Google Play Wii Controller IME (2€), ya que nos permite manejar hasta cuatro mandos y es compatible con el Nun-Chuk. En el caso del mando de ps3, la mejor opción es Sixaxis Controller (1€) aunque nos tendremos que servir de un PC para emparejarlo al teléfono al tener que cambiar la dirección bluetooth del controlador. El sixaxis controller funciona en todas las versiones de Android pero sería bueno que descargases la aplicación de comprobación de compatibilidad para ver si puedes enlazarlo y no gastar el dinero para nada.

Ahora que ya tenemos los mandos enlazados toca asignar los botones al teclado de nuestro dispositivo. En el Wii Controller IME podemos hacerlo desde el botón Mapping. En el Sixaxis Controller deberemos ir a Ajustes-> Opciones de Sixaxis-> Emulación de teclado-> Key Mapping.

Recomiendo encarecidamente usar los botones de pause y select como botones de home y menú, respectivamente. En Wii, usar el A y el B, respectivamente. Y para las flechas digitales ponerlas como pad direccional. Así podremos navegar por las pantallas de nuestro androide desde el sofá y salir o entrar cómodamente al menú de aplicaciones, ajustes o ir al escritorio. Mientras tengamos un emulador con un juego podemos usar la configuración de botones como queramos pero será en el momento de navegar o hacer otras tareas donde notaremos la diferencia.

Quinto paso: Aplicaciones multimedia

Prácticamente, ya está todo hecho. Podemos llevarnos nuestro Android a cualquier tv y hacer jugar, ver series, películas o fotos (estén guardadas o por streaming). Aún así podemos ir un poco más allá y sacarle algo más de jugo con algunas aplicaciones que nos permitirán hacer más cosas. Podemos escuchar música con Spotify o Google Music. Ver una película o serie con Series.ly o, incluso, hacer una videoconferencia por Skype. Las opciones son casi infinitas y está en tu haber aprovechar las que mejor te convengan. Google Play está lleno de aplicaciones que permiten hacer mil y una cosas. Podemos ir a la tienda y descargar una app que, en cuestión de minutos, pasa a formar parte de nuestro media center. Ésto sumado a lo que acabamos de configurar, lo convierte en un verdadero centro multimedia y de juegos que hemos “fabricado” sólo con nuestro teléfono y un mando de consola.

¿Te gusta la idea que exponemos? ¿La has llevado a cabo? ¿Tienes alguna idea para mejorar aún más este centro multimedia y de juegos? ¡Cuéntanos tu opinión y experiencia en los comentarios!

visto en: LifeHacker

Fuente:  El Androide Libre por Aitor Santana

Anuncios
  1. 23 julio, 2012 en 9:49 pm

    Oh my goodness! Awesome article dude! Thank you, However I am experiencing issues
    with your RSS. I don’t understand why I am unable to subscribe to it. Is there anyone else having identical RSS problems? Anyone who knows the solution will you kindly respond? Thanks!!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: