Inicio > Informática e Internet, Salud, Tecnología y Actualidad > Pantallas táctiles pueden potenciar las habilidades motoras de los niños

Pantallas táctiles pueden potenciar las habilidades motoras de los niños

14 septiembre, 2016

niños tecnologia

El uso de dispositivos electrónicos por parte de los niños pequeños es bastante controvertido. Mientras que algunos expertos aseguran que no es recomendable exponerlos a la tecnología a edad temprana, otros defienden que puede tener efectos positivos.

Ahora, un estudio publicado recientemente en el diarioFrontiers in Psychology ha demostrado que utilizar las pantallas táctiles se correlaciona con un mayor control de la motricidad fina en los niños pequeños. 

Hasta el momento, la opinión más extendida sostiene que es probable que el uso de las pantallas táctiles a una edad temprana pueda retrasar el desarrollo cognitivo. De hecho, la Academia Americana de Pediatría aconseja no exponer a nuestros hijos a las pantallas antes de los dos años de edad, una directriz que han adoptado las agencias similares en otros países.

 

Sin embargo, estos temores no están completamente justificados, ya que no están respaldados por los datos recogidos en una investigación. Por tanto, podemos considerar que las recomendaciones actuales son más una reacción automática ante una nueva tecnología que una estrategia sanitaria informada.

De momento, los científicos todavía no han estudiado en profundidad la relación entre el desarrollo de la infancia y el uso de pantallas táctiles, ya que la tecnología es muy reciente y los niños que han hecho uso de ella desde muy pequeños aún son muy jóvenes.

A pesar de que habitualmente los médicos no recomiendan su utilización, la realidad es que muchos menores están expuestos a las pantallas táctiles desde temprana edad. Para evaluar las consecuencias de esta exposición, el Dr. Tim J Smith de la Universidad de Londres confeccionó una encuesta online para los padres del Reino Unido, con preguntas relacionadas con el uso que hacen sus hijos de la tecnología. En el estudio participaron 715 familias.

De acuerdo con los resultados, el 51,22% de los bebés de entre 6 y 11 meses tienen una exposición diaria a las pantallas táctiles, cifra que se incrementa hasta el 92,05% cuando la edad del niño es de entre 19 y 36 meses. 

En principio no se encontraron asociaciones significativas entre el uso de los dispositivos móviles y el desarrollo. Sin embargo, descubrieron que los bebés de 19 a 36 meses que eran capaces de desplazarse activamente a través de la pantalla también aprendían primero a apilar bloques, una medida de control de la motricidad fina. 

No obstante, todavía es pronto para afirmar que el empleo de pantallas táctiles es la responsable de esta mejora, por los científicos tienen que continuar investigando.

Entonces: Los niños y la tecnología, ¿prohibir, limitar o incentivar?

Los medios británicos debaten estos días sobre la idea del colegio privado Acorn de Londres de prohibir toda la tecnología, incluyendo móviles, ordenadores o televisores, a sus estudiantes en la escuela y en casa, incluso durante las vacaciones. La pregunta es evidente, ¿es la tecnología una buena o mala influencia para los niños?

Los niños todavía vienen de París, pero ya no lo hacen con un pan debajo del brazo sino con un smartphone. Los más pequeños dejan en pañales a sus padres a la hora de adaptarse a las tecnologías más modernas, lo que ha convertido en habitual ver a renacuajos que ni siquieran han aprendido a hablar manejando tablets a su antojo.

Las estadísticas señalan que la mayoría de niños y adolescentes españoles se conecta a diario a Internet, muchos sin supervisión -parcial o total- de los padres. Durante años se ha alabado la temprana adopción de la tecnología como una especie de panacea en el sector educativo, como si manejar un portátil garantizara un puesto de trabajo.

Sin embargo, un reciente estudio de la OCDE publicado en varios medios de comunicación concluía que la utilización del ordenador en el aula no supone una mejora directa en elrendimiento académico de los estudiantes.

Los datos apuntan a que los países que han invertido más en incorporar la tecnología a las aulas no han visto refrendado ese dinero en una mejora significativa directa en sus resultados del informe PISA en comprensión lectora, matemáticas o ciencia.

Adictos a las pantallas

¿Es bueno entonces que los niños se acostumbren a la tecnología? El propio informe de la OCDE subraya que el problema se encuentra en que las escuelas todavía no han sabido aprovechar el potencial de la tecnología para mejorar las habilidades de los estudiantes. Los expertos coinciden en que la tecnología es una herramienta y, como tal, sus beneficios dependen del uso que se le dé.

“Los estudios lo que han demostrado es que el cerebro de los nativos digitales se adapta a un método de trabajo distinto y aprenden de otro modo. Los nativos digitales tienen una mayor capacidad de multitarea, pero eso no significa que sea mejor, sino que su procesamiento es distinto”, explica la doctora Maria Angustias Salmerón Ruíz, miembro de laAsociación Española de Pediatría (AEP).

La tecnología sin control ni supervisión alguna presenta una serie de riesgos para los niños, sobre todo durante la adolescencia, ya que los críos pueden llegar a desarrollar adicciones a Internet, el móvil, la televisión o los videojuegos o realicen actos poco edificantes en redes sociales, terreno abonado para el sexting o el bullying online.

Limitar horas ordenador niños

Durante los últimos tiempos las opiniones más tecnófobas han ganado terreno entre las familias de clase alta. El colegio privado londinense Acorn prohíbe totalmente la televisión a los niños hasta los 12 años. Al cumplir esa edad los críos solo pueden ver documentales aprobados por los padres, sin poder ver ni una sola película hasta cumplir 14. Internet está prohibido por completo -en la escuela y en casa- hasta los 16, aunque los ordenadores entran en el currículo escolar a los 14 años.

El panorama cambia de salón a salón, pero en los últimos años han salido a la luz casos tan curiosos como el de Steve Jobs, que en su momento no dejaba a sus hijos que se acercaran al iPad. Y algo parecido sucedía en casa de Bill Gates, que prohibió a su hija mayor utilizar un ordenador con Internet hasta cumplir 10 años, con una limitación a partir de esas edad de 45 minutos diarios para jugar entre semana y 1 hora durante el fin de semana.

La prohibición total de la tecnología a los niños puede llegar a ser contraproducente según defienden algunos pediatras. Un informe del Hospital de Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat sostiene que las nuevas tecnologías ayudan al desarrollo de los niños en la toma de decisiones, análisis de datos, la observación, o la resolución de problemas.

“Las herramientas que favorecen el desarrollo de determinadas habilidades son las creativas como la programación, donde el niño deja ser un consumidor pasivo a ser un creador activo, pero son las que menos utilizan por ellos mismos”, explica la pediatra española.

La clave por tanto parece situarse en un término medio, con la supervisión de los padres en las edades más tempranas. “La tecnología es la única manera de expandir significativamente el acceso al conocimiento”, defiende el Director de Educación y Habilidades de la OCDE, Andreas Schleicher.

Prohibir Movil niños

Pantallas niñera

Los pediatras recetan a los padres sentido común y controlar qué hacen los más pequeñosen su tiempo libre para evitar que la tecnología se convierta en un problema. En 2011 la Academia Americana de Pediatría elaboró una guía para disminuir la excesiva exposición de los niños a televisores, consolas, móviles y otros dispositivos electrónicos.

Entre los consejos destacaba la prohibición total de los aparatos electrónicos a los menores de dos años, ya que en esos primeros meses de vida el cerebro se desarrolla a gran velocidad. “En esa etapa las pantallas sólo sirven para que se entretengan, no para que aprendan”, resume la doctora Salmerón.

Sin embargo, la propia Academia Americana de Pediatría estudia modificar sus propios consejos al entender que gran parte de ellos han quedado totalmente desfasados por la explosión de los dispositivos móviles, especialmente las tablets, desde la publicació de la guía.

Una gran parte de pediatras apuesta por rebajar las prohibiciones en la próxima guía para padres, que probablemente saldrá a la luz en 2016. “Toda la tecnología no es igual. Hay unaenorme diferencia entre que un niño de dos años se pase las horas perdidas viendo dibujos en YouTube que hablando por la webcam con su abuela”, razona la doctora Ari Brown.

El debate en la comunidad científica gira en torno a qué beneficios puede tener en el desarrollo de los niños el uso de la tecnología, pero lo que seduce a muchos padres es la comodidad de tener a sus hijos entretenidos con un tablet o un móvil para hacer otras cosas. Son las pantallas niñera. “El niño está quieto porque está recibiendo una información que no es capaz de procesar a gran velocidad”, subraya la doctora, especialista de la Unidad de Adolescencia del Hospital Universitario La Paz.

Para los pediatras la cuestión es si leer un libro en una pantalla electrónica generará el mismo efecto en un niño pequeño que un libro de toda la vida, o el efecto que pueden tener los vídeos educativos a edades muy tempranas. Sin embargo, casi todos los expertos coinciden en que los niños aprenden mejor interactuando con personas, no con móviles o tablets.

Por esta razón, lo más probable es que la Academia Americana de Pediatría elimine laprohibición del uso de la tecnología para los niños menores de 2 años, pero recomiende un uso limitado de entre 30 y 60 minutos al día bajo la supervisión de los padres.

Edad primer movil

El primer móvil

¿A qué edad debe tener un niño su primer móvil? Una encuesta realizada en Reino Unido a padres de niños de entre 8 y 11 años revela que casi todos son favorables a la imposición de una edad mínima para tener un smartphone. La mayoría de ellos cree que la edad adecuada son los 10 años, pero algunos disienten.

Tom Bennet, experto educador contratado por el gobierno británico para evaluar el impacto de la tecnología en el comportamiento de los niños en los colegios, concluyó hace solo unas semanas que ningún niño debería poseer un móvil con acceso a Internet antes de cumplir los 16 años.

“No hay una edad para tener un smartphone, sino un grado de madurez que cada niño alcanzará a una edad diferente“, sentencia la doctora Salmerón. Lo que es evidente es quelos padres deben de actuar como modelos y establecer límites, como por ejemplo dejar a un lado el teléfono a la hora de comer en familia.

La prohibición total no parece una solución práctica por mucho que existan ejemplos como el de la Acorn School de Londres. “Se trata de educar y acompañar. Tarde o temprano se verán obligados a tener que utilizar la tecnología y aunque no es difícil aprender sí que escomplicado saber cómo hacer un uso responsable, respetuoso y seguro“, resume la doctora Salmerón, que aboga por establecer límites ante de la adolescencia, ya que en esa etapa por lo general los jóvenes no se dejan aconsejar.

Lo que está claro es que la tecnología puede ser una herramienta de aprendizaje muy útil para los niños en determinados casos. Uno de esos ejemplos es Vortex, el robot que enseña a los niños a programar como puedes ver en este vídeo:

Recomendaciones para la relación entre los niños y la tecnología:

  • Uso racional de los dispositivos electrónicos, limitando el tiempo al mínimo imprescindible
  • No es recomendable dejarlos solos, deben estar acompañados e interactuar con ellos y con el dispositivo que usemos.
  • No ser sustitutivo del juego tradicional ni de actividades deportivas o al aire libre.
  • Instalación de aplicaciones adecuadas para cada edad, con fines educativos, evitando los juegos.
  • Si tiene acceso a internet, instalar antivirus y limitar el acceso a páginas con contenidos inadecuados para el menor.

Fuente: computerhoy.com

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: